Nos encontramos ante un caserón rehabilitado del siglo XVII que fue empleado como lugar de cuadras pertenecientes a la Iglesia de la Asunción destinadas al uso por parte de nobles y eclesiásticos. Esta construcción formaba parte de las primitivas aldeas que dieron lugar a la fundación de la villa de Navarrete por el Rey Sancho Abarca.


 




La bodega del edificio ha sido rehabilitada y perfectamente conservada como en su origen. La historia dice que estas bodegas se comunicaban todas entre las aldeas. Gracias a esta rehabilitación el visitante puede acudir a su vinoteca y sentirse trasportado en el tiempo observando las tradiciones y el curado del vino del Medievo.








El Hotel Rey Sancho está ubicado en el centro de la villa de Navarrete, en pleno Camino de Santiago, lo que le permite ser partícipe de alguna manera en esta histórica ruta.